jueves, septiembre 29, 2016

VACACIONES OCTUBRE 2016

|


VACACIONES OCTUBRE 2016

Jueves 29 de Setiembre del 2016


Queridos amigos,

Les escribo estas líneas con motivo de mi próximo viaje, por lo que estaré ausente de la oficina y de nuestras lecturas cotidianas, desde el lunes 3 hasta el lunes 24 de octubre próximo.

Durante estos días no tendré acceso regular al Internet ni a mis correos.  
   

No mucho ha cambiado desde mi última carta en Mayo pasado. Los bancos centrales de todo el mundo, comenzando por la FED, han seguido inyectando cantidades enormes de papel moneda sin respaldo, dominando los mercados financieros y aumentando los desequilibrios, la volatilidad y el desajuste económico.

Se calcula ahora que el monto de estas inyecciones llega a los 2 trillones de dólares anuales, distorsionando la realidad económica global peligrosamente. Todo esto se está viendo reflejado indirectamente en un aumento de la desigualdad en todo el mundo y la desestabilización de los sistemas políticos y sociales. 

Más aun, recientemente, Roberto Acevedo, el Director General de la Organización Mundial de Comercio (WTO), dijo que el último recorte del comercio global para este año de 2.8% a 1.7%, debería ser una llamada de atención a los gobiernos. Es la primera vez en más de 15 años, que el comercio mundial queda detrás de la proyección del crecimiento económico. Y de acuerdo al Fondo Monetario Internacional, la participación en el Producto Bruto global de los países de altos ingresos (esencialmente los Estados Unidos de Norteamérica y sus principales aliados) caerá de 64% del producto global en 1990 (medido como poder adquisitivo), a 39% en el 2020, mientras que la participación de los Estados Unidos de Norteamérica, caerá de 22% al 15%, en este mismo periodo.


Europa está cada vez más complicada. Después de Brexit, ahora se complica la situación con los bancos italianos y la exposición del resto de Europa a ellos, especialmente los bancos alemanes. La tasa de interés Libor ha sufrido un incremento notable, presionando a los mercados financieros y al banco central (ECB), que sigue emitiendo 80 billones de euros de QE mensuales, pero cada vez tienen menos activos financieros disponibles para adquirir. Otro "conumdrum".

El retorno a la realidad promete ser muy duro para los inversionistas y los ahorristas que desde ya se están viendo afectados por las tasas negativas de interés y la desaparición creciente de la economía de mercado, que está siendo sustituida por una economía del estado, manipulada e intervenida, ficticia, alejada de las leyes esenciales de la oferta y la demanda y la fijación de los precios por los mercados libres.  

Ello está obligando a los inversionistas y a los ahorristas a buscar rendimientos tomando cada vez más riesgos crecientes en sus inversiones. Cuando esta nueva burbuja del crédito de los bancos centrales reviente, el daño a la economía mundial será enorme e irreversible.

Esta situación de la economía global ahora dominada y manipulada por los bancos centrales del mundo nos lleva a preguntarnos, ¿es el socialismo el próximo statu quo global?

Estos tres artículos últimos de John Mauldin son un claro resumen de lo que sucede hoy y la creciente intervención de los bancos centrales en la economía mundial. Six Ways NIRP is Economically NegativeMonetary Mountain Madness y el último, Negative Rates Nail Savers, y se explican por sí mismos.

Igualmente, el artículo The World Before World War II Re-Emerges de George Friedman, es de sumo interés para los lectores que no quieren estar desinformados y complementa todo lo anterior. 

La situación económica y financiera internacional se ha seguido deteriorando, con el consiguiente aumento creciente de la volatilidad de los mercados financieros, según lo ya previsto en mi carta de Mayo pasado, replicada en algunos párrafos líneas más abajo para mayor abundancia, impactando duramente a los países emergentes, las monedas, el petróleo y los precios de los "commodities", el fortalecimiento notable, pero relativo del dólar norteamericano (el oro aumento de valor 20% plus desde principios de año), típico de las épocas de crisis, y una retracción cada vez más marcada del crecimiento del producto mundial, ahora ya reconocido por todos los bancos centrales y el BIS (el banco de los bancos centrales), lo que nos coloca claramente bajo la sombra del temor de una potencial deflación y de la recesión global, cada vez más y más inevitable.   

En los últimos meses el anuncio de una política de aumento de intereses menos agresiva que la anunciada previamente, por parte de la FED, ha debilitado ligera
y temporalmente al dólar, e impactado transitoriamente de manera positiva a los precios de las materias primas y los mercados de acciones.

Sin embargo, esta situación se ha venido revirtiendo y los mercados están hoy más pendientes de las decisiones de la FED que de la de los resultados de la economía real.

"Risk off" y "Risk on", se han convertido en el día a día de los inversionistas y los mercados financieros, aunque hay dudas crecientes sobre la capacidad de los bancos centrales de mantener este estado de ficción bajo control por sí mismos. 

La pregunta es cuánto tiempo puede durar esta situación en una economía global manipulada descaradamente por los bancos centrales y en franco camino de deterioro, con el continuo crecimiento de la desigualdad de los ingresos y una clase media cada vez más disconforme, como lo reflejan las coyunturas políticas preocupantes de los últimos tiempos, tanto en los Estados Unidos de Norteamérica, como en Europa y el resto del mundo. 

La enorme volatilidad de los mercados financieros, que pensamos será cada vez mayor, es un síntoma de esta situación insostenible a mediano y largo plazo. En un último estudio publicado por el Citigroup se estima que el "hueco" de los fondos de pensiones de los 20 países más importantes de la OECD es ahora alrededor de 72 trillones de dólares. Cerca del doble del PBI mundial. 

La reciente creciente y notable volatilidad de los mercados financieros, las dudas hamletianas de la Reserva Federal sobre las tasas de interés y la reciente volatilidad de las bolsas, son solo una pequeña muestra de la descomposición de las economías y los mercados globales.

En realidad no podía ser de otra manera, si tenemos en cuenta que no se ha hecho nada en los últimos años para reparar los profundos desequilibrios estructurales en los fundamentos de la economía global, sino que más bien, por el contrario, se ha seguido "maquillando" por parte de los bancos centrales la insostenible situación económica y financiera global, profundizando los desequilibrios y la inestabilidad vía el constante crecimiento de las deudas, aumentando las ineficiencias y dilatando el necesario ajuste.


El crecimiento estructural de la economía global es cada vez más frágil, dudoso e insostenible.


Hasta la crisis del 2000 y luego de la del 2008, ahora así llamada la Gran Recesión, la demanda global había sido “subvencionada” por un sistema financiero manipulado e intervenido, creando una demanda y una economía global ficticia, una recuperación así llamada "sub-prime", liderada por la FED mediante un crecimiento desproporcionado de las deudas, imposible de auto-sustentarse en un crecimiento de la economía real en el largo plazo. 

Deuda, deuda y más deuda, parece ser el mantra de la FED.

Desde entonces, la FED y el resto los bancos centrales de todos los países más importantes del mundo se han negado y se siguen negando a reconocer esta realidad, aceptando el inicio de un ajuste inevitable y estructural, regresando a un nivel real de la economía global de alguna manera manejable. Aún siguen abocados al esfuerzo de una gran represión financiera, manipulando e inflando irresponsablemente los mercados financieros vía una política monetaria de emisiones inorgánicas de papel moneda sin respaldo y muy bajas tasas de interés, o hasta tasas de interés negativas en muchos países del primer mundo.


Las deudas de consumidores, empresas y gobiernos, eran y son insostenibles.

Por ello creemos que los bancos centrales no aumentarán de "motu propio" las tasas de interés de manera importante a corto plazo, salvo que este aumento provenga final y sorpresivamente de una crisis generada por la desaparición de la confianza de los inversionistas globales en los mercados financieros. Más bien los bancos centrales seguirán, en la medida de lo necesario, con su política de seguir emitiendo e inyectando moneda sin respaldo a los mercados, bajando las tasas de interés a niveles aún más negativos e interviniendo los mercados de capitales mediante compras de bonos y de acciones, distorsionando cada vez más los precios de los activos financieros en todo el mundo.

Inmediatamente sus deudas se volverían obviamente impagables y la crisis que tanto han tratado de evitar reconocer, sobrevendría inevitable.

Solo para mencionar al país con la economía más importante, la deuda de los Estados Unidos de Norteamérica ha crecido por encima de los 19.5 trillones de dólares, a más del 100% de su PBI. Y si incluimos las deudas contingentes internas, como el Seguro Social y los Fondos de Pensiones, algunos analistas calculan que la deuda norteamericana podría llegar a sumar entre los 80 a 120 trillones de dólares, es decir, entre 5 a 7 veces el producto bruto anual. Y en aumento.

Para un análisis detallado del desarrollo de esta problemática y la verdadera situación actual, ver los artículos del blog, aquí, aquí y aquí.

Esta situación se ha seguido agravando en los últimos años y es insostenible en el mediano y largo plazo.  (ver articulo)

Para evitarlo, es que los bancos centrales han tenido que esforzarse en mantener ficticiamente una apariencia de normalidad en el "statu quo", inyectando cantidades innombrables de papel moneda sin respaldo a los mercados financieros y reducido las tasas de interés a niveles nunca vistos por largo tiempo, desde que la historia económica recuerda. (QE1, QE2, QE3, Q4, Abenomics, China, etc…)

Todo ello nos hace presumir que todo ello se lleva a cabo por el fundamentado temor a perder el control del esquema Ponzi mundial, que es lo que son ahora la economía global y los mercados financieros, y por ende se derrumbe el castillo de naipes enfrentando de golpe un ajuste económico enorme y hasta la posibilidad de una revolución social incontenible, guerras, etc.

El hecho es que el esfuerzo de política monetaria intervencionista llevada a cabo por la mayoría de los bancos centrales del mundo, en los últimos 15 años, más intensa y desproporcionadamente desde los últimos ocho años, además, ha producido la transferencia más importante de riqueza que se recuerda en la historia, de manos de los pensionistas y los ahorristas, hacia las clases privilegiadas y los bancos. 

Mas importante todavía, se ha distorsionado y manipulado fundamentalmente las reglas de la economía del libre mercado con consecuencias funestas y aun impredecibles en el mediano y largo plazo para los consumidores e inversionistas del mundo, incrementando la locación ineficiente de los recursos de inversión, además de multiplicar el costo de la inevitable implosión de los mercados financieros, tanto de las acciones, como de los bonos y otros instrumentos de inversión financiera.

Todo esto para no mencionar a los derivados financieros, estimados por algunos analistas en más de 1 cuatrillón de dólares (1000 trillones de dólares), que se ciernen como una espada de Damocles, sobre todo el sistema financiero y económico internacional.

El mismo FMI ha advertido hace ya unos meses de la posibilidad que la economía global está entrando a un periodo de "estagnación" y a una probable nueva recesión, con las consecuencias que ello implicaría. (ver articulo) Y recientemente ha vuelto a reducir su estimado de crecimiento para la economía global de 3.6% a 3.2%.  Y en un último y reciente informe, la OECD ahora predice el crecimiento global en 2.9%, el más bajo desde la crisis financiera del 2008.


No nos extrañaría que estos estimados se sigan reduciendo en el futuro cercano, especialmente si tenemos noticias negativas del desarrollo de la economía China, en la que algún analista está comenzando a prever un "hard landing" y de la enorme deuda interna de la economía China, influenciando negativamente de manera importante a los mercados financieros globales.

Obviamente estos organismos no pueden decirnos toda la verdad. Ello sería propiciar ellos mismos el adelanto inevitable del descalabro global, el caos y el ajuste sin anestesia, con resultados imprevisibles. 

La pregunta de fondo es ¿hasta cuándo se podrá o podrán mantener esta realidad bizarra? Y eso nadie lo puede responder con seguridad. La confianza de los inversionistas en los mercados financieros es la verdadera incógnita.

Por ello ahora tenemos que seguir preguntándonos seriamente, ¿Cuál de todos los potenciales "cisnes negros", conocidos o no, que hoy se ciernen sobre la economía global, y que son muchos, económicos, sociales y geopolíticos, podrían ser el detonante de la nueva catástrofe?

Solo la historia nos responderá a esta crucial pregunta. Por ahora, podemos especular que las próximas elecciones norteamericanas en Noviembre próximo son y serán un factor de gran importancia para el comportamiento de la FED, manipulando los mercados lo mejor posible, para influenciar de manera  positiva a la administración saliente, o dicho de otra manera, para evitar perjudicarla lo mayor posible, con un ajuste enorme y anticipado de las grandes incoherencias en la que se encuentra la economía norteamericana y la global como consecuencia de dichas intervenciones de los bancos centrales, en especial de la FED. 



Mientras tanto, en medio de este mundo bizarro, tenemos que insistir nuevamente y más que nunca, que la experiencia y la prudencia, el análisis y la inteligencia, la vigilancia y la paciencia, son los socios más importantes en las decisiones de políticas y estrategias de inversión a corto y mediano plazo.

En un cambio importante de ciclos como en el que pensamos que estamos envueltos hoy día, y en el que más allá de lo circunstancial, el pasado y el futuro se bifurcan y se oponen, los riesgos para los inversionistas son profundos. (ver articulo)

Con estas anotaciones y advertencias que espero les sean de utilidad, me despido de Uds. con un cordial abrazo hasta el regreso a mis actividades, Dios mediante, a inicios de la semana del 24 de octubre próximo, cuando estaré nuevamente a su gentil disposición.



Gonzalo



PD. Para leer los artículos pueden subscribirse directamente entrando al blog:  www.gonzaloraffoinfonews.com

 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada